Arroz rojo con calabaza y coco

Arroz rojo con coco y calabaza
Arroz rojo con coco y calabaza, en el mismo plato de siempre.

¿Por qué arroz rojo? Porque lo tengo caducado desde junio. Pero yo, si no está verde, me lo como todo. Y como ni está verde ni tiene bichitos y no me creo mucho las fechas de caducidad de los cereales y además lo cocí y se cocía en el tiempo marcado (el arroz viejo tarda más) e incluso en un poco menos y lo probé y está riquísimo (ahora solo espero que congele bien, porque está en el congelador), pues p’adentro. La receta es de Appetite for Reduction. Sí, de Isa Chandra Moskowitz, la mejor cocinera de la Tierra. He dicho. Y sí, vamos a ver: esto, sueltito y mono como en las fotos de los catálogos de comida, no queda. Esto queda así. Una plastita. Yo pongo la comida tal cual porque, entre que coloco el trípode y el plato, Huck comienza a lamer. No puedo hacer florituras ni lo puedo encerrar ni sacar de la habitación porque se estresa y me da penita. ¿Quién es Huck? Ya lo descubriréis.

Bueno, para qué vais a esperar:

Huck. Y su barriguita
Huck

Ya contaré su historia. Que tiene un final feliz porque me adora y lo adoro, aunque es un trasto. Pues este gatito se come mi comida. Qué quieren que le haga, si lo estoy criando bien… Así que, si antes no tenía tiempo para hacer las fotos, ahora mucho menos.

Ingredientes para 4 raciones:

  • 180 gramos (1 taza) de arroz rojo
  • 700 ml (3 tazas) de agua
  • Una pizca de sal
  • 1 kg de calabaza cacahuete
  • 2 cucharaditas de aceite de sésamo
  • 1 taza de chalota en rodajas. Yo estas cosas no las peso y le eché cuatro chalotas.
  • 1 cucharada de jengibre fresco rallado
  • 3 dientes de ajo picados
  • 1 cucharadita de ralladura de lima o limón
  • 1/4 cucharadita de copos de chile
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 165 gramos (3/4 de taza) de leche de coco ligera o normal. Batidla antes, que solidifica: agitad la lata y listo
  • De 60 ml a 120 ml (de 1/4 a 1/2 taza) de caldo vegetal o de agua. Yo le eché agua y vamos que nos matamos.
Arroz rojo con calabaza y coco
Arroz rojo con calabaza cacahuete y leche de coco

Preparación:

Primero, precalienta el horno a 200º C para la calabaza. Mientras, cuece el arroz según las instrucciones del paquete. El arroz rojo se cuece con una medida de arroz por tres de agua durante media hora: primero, a fuego fuerte para que hierva y luego a fuego medio-alto para que no pierda el hervor.

Corta los extremos de la calabaza, córtala ahora por la mitad a lo largo, longitudinalmente, y quita las semillas y las hebras (algún día sabré qué hacer con las semillas, porque ahora las tiro, pero digo yo que se deben de poder aprovechar y es tan fácil como buscar en Google, cosa que aún no he hecho porque soy así de pava). Colócalas bocabajo en una bandeja cubierta con papel de hornear y ásalas 45 minutos, hasta que la pinches con un tenedor y esté blanda. Luego dejas que se enfríe un poco y ya la puedes pelar o sacar la carne con una cuchara.

Precalienta una sartén grande a fuego medio. Calienta el aceite y sofríe la chalota hasta que esté blandita, unos 7 minutos. Agrega el jengibre, el ajo, la ralladura de lima, los copos de chile y la sal y saltea, removiendo, otros 2 minutos. Ahora, pon el fuego a fuego bajo.

Saca la carne de la calabaza, o pelándola con un pelador o con una cuchara, y ponla en la sartén con la leche de coco. Ahora, coge un tenedor o un machacado de patatas y aplástala (¿comprendéis ahora la pinta del plato?). Tienes que conseguir una calabaza cremosa. O casi, porque ten en cuenta que hay chalotas por ahí que no se aplastan, así que la cremosidad es relativa. Agrega el arroz, remueve bien y añade el agua o el caldo vegetal. Comienza con poco y agrega, removiendo, hasta que veas que está a tu gusto, de 60 a 120 ml estará bien. Añade el zumo de lima o de limón, prueba de sal (queda dulce por la calabaza, pero a mí me gustó así) y sirve. Riquísimo.

Y sí: congela perfectamente. 😉

Arroz rojo con calabaza y coco

Arroz con leche de desayuno

¿Por qué no de postre? ¿Por qué un arroz con leche para desayunar? Primero, porque queda líquido. Lo hago con arroz integral en lugar de con arroz blanco. Segundo, porque no es dulce. Está un pelín muy pequeño endulzado con dátiles Medjoul, pero no es dulce como un postre. Queda líquido precisamente para añadir fruta fresca, especias y lo que queráis. Sacia y no te entra hambre a media mañana, que es mi principal problema con los desayunos: si me como una tostada con pan blanco, a la media hora quiero comer. Si me como un sándwich de pan blanco, lo mismo. Si lo como integral, a los tres cuartos de hora. Pero he descubierto que los cereales me duran mucho al lado del ordenador y, como tardo mucho en comerlos, me sacian un montón y no tengo (tanta) ansiedad. Así que aquí va mi último descubrimiento, con el que estoy muy contenta. La receta la adapté de Mivegablog.

Ingredientes para 4 raciones:

  • 1 litro de leche de soja normal, sin endulzantes ni sabores ni nada
  • 4 dátiles Medjoul sin hueso y picados
  • 1 palito de canela
  • La piel de medio limón, sin la parte blanca, que esté bien lavado
  • 180 gramos de arroz integral
  • Canela en polvo para decorar

Preparación:

Bate la leche de soja con los dátiles 2 minutos a velocidad 7-10 en MyCook. Añade la canela en rama y la cáscara de limón y programa 10 minutos a 90ºC y a velocidad 2. Agrega el arroz por el bocal y programa 35 minutos a 90º C y velocidad 2. Deja reposar en la jarra 5 minutos.

Sí: queda líquido para que luego se le puedan añadir frutas frescas y frutos secos con semillas.

Retira la piel del limón y el palito de canela y guarda en tuppers. Se puede congelar perfectamente.

Arroz con leche de desayuno

Feijoada

La feijoada es un plato típico de la cocina brasileña que tiene carne a raudales. En el libro Viva Vegan, de Terry Hope Romero, ofrecen una versión con setas: ella usa champiñones Portobello, pero aquí están a precio de sangre de unicornio y además, el único sitio en el que los encontré fue en un supermercado, en una bandeja llena de humedad mezclados con otras setas. Como me niego rotundamente a comprar en los supermercados productos frescos, que para eso tengo la frutería debajo de mi casa, usé un tarro de mezcla de setas en conserva que compré allí un día que no tenía muy claro qué hacerme de cenar… El humo líquido sí que se compra en el supermercado…

Ingredientes para 8 raciones:

  • 350 gramos de alubias pintas secas, puestas en remojo la noche anterior (la receta original pide alubias negras)
  • 1250 mililitros de agua para cocer las alubias
  • 1 cucharadita de sal para las alubias
  • Un trocito de alga kombu para cocer las alubias
  • 2 hojas de laurel
  • 120 gramos de soja texturizada fina
  • 460 mililitros de agua hirviendo
  • 53 gramos de aceite de oliva
  • 4 dientes de ajo pelados y picados
  • 450 gramos de cebolla pelada y picada
  • 75 mililitros de vino tinto
  • 225 gramos de champiñones Portobello, sin los tallos y picados a rodajas (yo usé una mezcla de setas pequeñas sin cortar)
  • 1 cucharadita de humo líquido
  • 1 y 1/2 cucharaditas de comino molido
  • 1 cucharadita de tomillo seco
  • 1/4 cucharadita de copos de pimiento rojo
  • 460 mililitros de caldo vegetal
  • sal al gusto
  • pimienta negra
  • arroz para servir

Preparación:

Una vez puestas las judías a remojo toda la noche, escúrrelas, enjuágalas y ponlas en una olla rápida con la cucharadita de sal y el agua, las dos hojas de laurel y el alga kombu. Desde que comienza a salir la presión, en mi olla son 20 minutos hasta que están listas. No las escurras. Resérvalas.

Mezcla, en un bol, la soja texturizada y el agua hirviendo durante 15 minutos. La soja se hinchará porque absorberá el agua. Cuando esté lo suficientemente fría como para que puedas manipularla con las manos, ponla en un colador de malla y aprieta para retirar la mayor parte del agua. Reserva.

Calienta una cacerola a fuego medio. Añade el aceite de oliva, caliéntalo y, cuando esté caliente, agrega el ajo picado. Fríe a fuego medio hasta que comience a chisporrotear y a desprender aroma, lo que te llevará unos 30 segundos.

Añade la cebolla y fríela, removiendo de vez en cuando, de 6 a 8 minutos, hasta que esté transparente.

Echa el vino en la cacerola y sube el fuego para que hierva. Desglasa la olla si se ha pegado algo de la cebolla frita. Baja el fuego, vuelve a ponerlo a fuego medio y ahora añade los champiñones, el humo líquido, el tomillo, los copos de pimiento rojo y la soja. Deja cocer 10 minutos.

Ahora, coge 2 tazas de alubias, con su caldo (515 gramos) y hazlas puré con la batidora. Reserva.

Pon el resto de las alubias, con su líquido de cocción, en la cazuela de los champiñones y la soja. Agrega el caldo vegetal y remueve. Añade el puré reservado, prueba y rectifica de sal. Llévalo a ebullición a fuego alto, baja el fuego, tapa la cazuela parcialmente y remueve de vez en cuando durante los 30 o 40 minutos que lo tendrás cociendo, hasta que veas que ha espesado. Añade pimienta recién molida y sirve con arroz cocido.

Feijoada

Técnicas de cocina – Cómo cocer arroz

Imagen de Phytoma
Imagen de Phytoma

El arroz es básico en todas las culturas, excepto para los inuits y las personas que viven en las regiones más frías del planeta. Y cada cultura tiene su forma de prepararlo.

El secreto para no quemar el arroz es cocinarlo a fuego muy, muy bajo. Aquí encontrarás varios consejos para cocer distintos tipos de arroz, desde la paella de verduras, hasta el arroz estilo chino. No está, sin embargo, el de arroz para sushi, que tendrá su propia entrada.

Las recomendaciones las he elegido de dos libros que hacen toda una tesis sobre la cocción de arroz, sobre todo el de Terry Hope Romero: Vegan Eats World. Si sabéis inglés, es un libro que recomiendo, al igual que el Veganomicon, que escribió con Isa Chandra Moskowitz.

Para cocer el arroz, es mejor tener una buena olla con tapa. Las de hierro fundido esmaltado van muy bien. Si no están esmaltadas, los granos tienden a pegarse y además no funcionan bien con ingredientes más ácidos, como el tomate, o con largas cocciones.

Si quieres y haces arroz más de dos veces por semana, puedes invertir en un cocedor de arroz. El arroz queda perfecto, todo hay que decirlo, pero yo necesitaría una cocina tan grande como mi casa para tener todos los aparatos eléctricos que me compraría.  Si ya tienes una, sigue las instrucciones del fabricante. Si no, puedes escoger una con programador de tiempo, cestillos de cocción al vapor y un cable que se pueda guardar (cable retráctil).

Cuando preparamos arroz basmati de grano largo, integral o blanco, es mejor remojarlos antes de cocinarlos: reduce el tiempo de cocción. Para obtener mejores resultados, deja en remojo durante 2 horas el blanco y de 4 a 6 el integral. No lo dejes más tiempo, porque puede germinar. Enjuágalos y cocina.

Remojar el arroz es una buena manera de comenzar a cocinarlos, pero sobre todo en los arroces integrales y de grano largo. Usa un colador de malla fina para que el arroz no se vaya por los agujeros de los coladores con agujeros más grandes.

Hay otra cosa que se debe tener en cuenta: el arroz puede ser viejo o joven y esto indica la cantidad de tiempo, mayor o menor, que ha transcurrido desde la cosecha. Cuanto más viejito sea el arroz, menos humedad contiene y necesita de un tiempo de cocción más largo y de más líquido. No lo podemos saber si no hacemos una prueba. La mayoría de los problemas, de todos modos, ocurren cuando el arroz es joven y no requieren ni tanta agua ni tanto tiempo de cocción. Si el arroz es joven, habrá de reducir el agua de 2 a 3 cucharadas y el tiempo de cocción unos minutos. También puedes dejarlo menos tiempo en remojo, de 30 minutos a 1 hora irá bien.

Ya sabemos que hay arroces integrales (con la cáscara) y blancos. También los hay de grano corto y grano largo. La diferencia no solo se refiere a la medida de los granos (que es la característica más visible), sino también a la cantidad de almidón presente en ellos. Los arroces de grano largo tienen menos. Y, por eso, cada tipo de arroz se usa en distintos platos. No haremos una paella con arroz integral, ni un risotto. Pero el arroz integral es inmejorable en las ensaladas y yo lo uso también para hacer arroz a la cubana vegano. No es por ninguna razón especial: es que generalmente no tengo arroz de grano corto en casa. El arroz integral tarda más en cocinarse, también. Hay un sinfín de variedades de arroz (negro, rojo, para risottos, para sushi…), pero hay algunos básicos.

Imagen de Wikipedia
Imagen de Wikipedia

Arroz arborio

Es ideal para los risottos. Un risotto consiste en hacer un arroz poniendo, poco a poco, agua o caldo hirviendo sobre él y dejando que se absorba. El tiempo de preparación dura de 15 a 20 minutos.

Arroz basmati

Se puede encontrar tanto integral como blanco y es perfecto para comidas indias y tailandesas, pero se puede usar para muchos otros platos (mejicanos, como guarnición de barbacoas…).

Arroz basmati blanco. Imagen de Pepekitchen.
Arroz basmati blanco. Imagen de Pepekitchen.

Blanco:

Ingredientes:

  • 1 y 1/2 tazas de agua
  • 1 taza de arroz enjuagado y escurrido
  • 1/4 cucharadita de sal

Preparación:

Pon todos los ingredientes en una olla. Tapa y lleva a ebullición. Una vez hierva, baja el fuego, ponlo a fuego muy bajo y deja cocer de 15 a 20 minutos. Remueve con un tenedor y sirve.

Arroz basmati integral. Foto de Biospace.
Arroz basmati integral. Foto de Biospace.

Integral:

Tiempo de preparación: De 45 a 50 minutos.

Ingredientes:

  • 2 tazas de agua
  • 1 taza de arroz enjuagado y escurrido
  • 1/4 cucharadita de sal

Preparación:

Pon todos los ingredientes en una olla. Tapa y lleva a ebullición. Una vez hierva, baja el fuego, ponlo a fuego muy bajo y deja cocer de 40 a 45 minutos. Remueve con un tenedor y sirve.

Arroz basmati blanco estilo pilaf

Esta es una guarnición fabulosa para cualquier plato de cocina india.

Ingredientes:

  • 1 y 1/2 tazas de arroz basmati blanco
  • 2 cucharaditas de aceite vegetal
  • 1 y 1/2 tazas de agua
  • 1/2 cucharadita de sal

Preparación:

Pon el arroz en un bol con unos 5 cm. de agua y remueve. El agua saldrá turbia. Escurre y vuelve a hacer la misma operación tres o cuatro veces. Luego cubre con 5 cm. de agua y deja el arroz de 20 minutos a 3 horas para que se remoje. Escurre bien, remueve y deja secar durante 10 minutos.

Calienta el aceite a fuego medio en una cazuela grandecita. Saltea el arroz durante 3 minutos, hasta que los granos parezcan opacos. Añade el agua y la sal, sube el fuego a fuego alto y deja hervir 30 segundos. Remueve el arroz con cuidado y reduce el fuego a fuego bajo. Tapa la olla y deja el arroz 20 minutos cociendo. No lo remuevas ya más. Después de 20 minutos, comprueba si está hecho.

Apaga el fuego, mantén tapado durante 5 minutos y luego usa un tenedor para separar los granos. Sirve caliente.

Si quieres perfumar el arroz, añade 3 semillas de cardamomo, un palo de canela, 1 zanahoria pequeña pelada y finamente rallada. No te comas el cardamomo ni la canela.

Imagen de Tannis Cuisine
Imagen de Tannis Cuisine

Arroz blanco de grano largo

Tiempo de preparación: De 15 a 20 minutos.

Ingredientes:

  • 1 taza de agua
  • 1 taza de arroz enjuagado y escurrido
  • 1/4 cucharadita de sal

Preparación:

Pon el arroz en un colador de malla y enjuágalo hasta que el agua salga limpia. Pon ahora todos los ingredientes en una olla. Tapa y lleva a ebullición. Una vez hierva, espera 30 segundos, remueve con una cuchara de madera y baja el fuego, ponlo a fuego muy bajo y deja cocer de 15 a 20 minutos. Ya no lo remuevas más, porque los granos se romperán y se volverá blando. Si tienes dudas, usa un tenedor para observar si el agua se ha absorbido (sacando un poquito del arroz con cuidado). Deja reposar, tapado, 5 minutos. Remueve con un tenedor y sirve.

Imagen de Natur Educa
Imagen de Natur Educa

Arroz blanco de grano corto

Ingredientes:

  • 1 y 1/2 tazas de arroz blanco
  • 2 y 1/4 tazas de agua
  • 1/4 cucharadita de sal.

Preparación:

Coloca el arroz en un colador de malla fina y enjuaga con agua fría hasta que salga clara. Ponlo en una olla y añade el agua y la sal. Tapa la olla y deja hervir a fuego alto.

Una vez hierva, espera 30 segundos, remueve el arroz un par de veces con una cuchara de madera y reduce el fuego. Ponlo a fuego bajo. Tapa la olla. Deja cocer de 13 a 15 minutos o hasta que se absorba el agua y el arroz esté firme pero sin que veas núcleos crujientes y blancos en el centro de los granos. No lo remuevas, para que los granos no se rompan y se hagan puré. En caso de duda, usa un tenedor para levantar algunos de los granos y revisa, debajo del arroz, para ver si el líquido se ha absorbido enteramente.

Cuando esté listo, apaga el fuego y deja reposar 10 minutos. Retira la tapa y remueve los granos con un tenedor.

Arroz blanco de grano corto estilo chino

Ingredientes:

  • 1 y 1/2 tazas de arroz blanco
  • 2 y 1/4 tazas de agua

Preparación:

Coloca el arroz en un colador de malla fina y enjuaga con agua fría hasta que salga clara. Ponlo en una olla y añade el agua. Tapa la olla y deja hervir a fuego alto.

Una vez hierva, espera 30 segundos, remueve el arroz un par de veces con una cuchara de madera y reduce el fuego. Ponlo a fuego bajo. Tapa la olla. Deja cocer de 13 a 15 minutos o hasta que se absorba el agua y el arroz esté firme pero sin que veas núcleos crujientes y blancos en el centro de los granos. No lo remuevas, para que los granos no se rompan y se hagan puré. En caso de duda, usa un tenedor para levantar algunos de los granos y revisa, debajo del arroz, para ver si el líquido se ha absorbido enteramente.

Cuando esté listo, apaga el fuego y deja reposar 10 minutos. Retira la tapa y remueve los granos con un tenedor.

Arroz aromatizado al coco

Ingredientes:

  • 1 y 1/2 tazas de arroz blanco
  • 1 y 1/4 tazas de agua
  • 1 taza de leche de coco, normal o light

Preparación:

Coloca el arroz en un colador de malla fina y enjuaga con agua fría hasta que salga clara. Ponlo en una olla y añade el agua. Tapa la olla y deja hervir a fuego alto.

Una vez hierva, espera 30 segundos, remueve el arroz un par de veces con una cuchara de madera y reduce el fuego. Ponlo a fuego bajo. Tapa la olla. Deja cocer de 13 a 15 minutos o hasta que se absorba el agua y el arroz esté firme pero sin que veas núcleos crujientes y blancos en el centro de los granos. No lo remuevas, para que los granos no se rompan y se hagan puré. En caso de duda, usa un tenedor para levantar algunos de los granos y revisa, debajo del arroz, para ver si el líquido se ha absorbido enteramente.

Cuando esté listo, apaga el fuego y deja reposar 10 minutos. Retira la tapa y remueve los granos con un tenedor. Si lo deseas, antes de remover, añade piel de lima rallada.

Imagen de Wikipedia

Arroz integral de grano corto

Sirve para infinidad de platos y también para hacer sushi de arroz integral.

Tiempo de preparación: de 45 a 50 minutos.

Ingredientes:

  • 2 tazas de agua
  • 1 taza de arroz enjuagado y escurrido
  • 1/4 cucharadita de sal

Preparación:

Pon todos los ingredientes en una olla. Tapa y lleva a ebullición. Una vez hierva, baja el fuego, ponlo a fuego muy bajo y deja cocer de 40 a 45 minutos. Remueve con un tenedor y sirve.

Imagen de internet
Imagen de internet

Arroz salvaje

Realmente no es un arroz, pero se llama así.

Tiempo de preparación: De 55 a 60 minutos.

Ingredientes:

  • 2 y 1/2 tazas de agua
  • 1 taza de arroz salvaje
  • 1/4 cucharadita de sal

Preparación:

Pon todos los ingredientes en una olla. Tapa y lleva a ebullición. Una vez hierva, baja el fuego, ponlo a fuego muy bajo y deja cocer de 55 a 60 minutos. Remueve con un tenedor y sirve.

Arroz Calrose
Arroz Calrose

Arroz al vapor meloso

Este es el típico arroz que se hace con una vaporera de bambú, pero no todo el mundo tiene una, así que vamos a usar otro método. Es el típico de las comidas del sudeste asiático y está muy rico.

Para hacerlo, usaremos un colador de malla fina que encaje perfectamente en una olla. Tendremos que tener también una tapa, que pueda atrapar el vapor. Es decir, ha de ser la propia tapa de la olla: no importará que se vaya un poco del vapor. Si tienes una más grande que encaje, perfecto.

Ingredientes:

  • 1 y 1/2 tazas de arroz de grano corto glutinoso (el de grano medio español puede servir, pero el arroz típicamente glutinoso se cultiva en el sudeste asiático).

Preparación:

Pon el arroz en un colador de malla y enjuágalo hasta que el agua salga limpia. Cubre con 10 cm. de agua y deja reposar al menos 2 horas. El arroz estará listo para cocerlo cuando lo pruebes (mordiéndolo) y se rompa fácilmente.

Escurre el arroz con un colador de malla fina. Llena una olla de agua con unos 8 cm. de agua, tapa y llévalo a ebullición a fuego alto. Pon el colador, con el arroz, en la olla (de manera que encaje: el arroz no tiene que tocar el agua; vamos a cocerlo al vapor), tápalo con la tapadera de la olla y hazlo durante 20 o 22 minutos. El arroz está hecho cuando los granos estén traslúcidos y no quede un núcleo blanco en el centro.

Sírvelo inmediatamente, porque hay que comerlo caliente. Si se enfría, se puede volver a recalentar poniéndolo otra vez en el colador al vapor, aunque queda más glutinoso aún.

Imagen de Carolina Rice
Imagen de Carolina Rice

Arroz jazmín

Se puede encontrar tanto integrales como blancos. Es perfecto para comidas indias y tailandesas, pero se puede usar para muchos otros platos (mejicanos, como guarnición de barbacoas…).

Deja reposar el arroz jazmín una vez bien enjuagado durante 10 minutos. Luego cocina como te decimos aquí.

Blanco:

Ingredientes:

  • 1 y 1/2 tazas de agua
  • 1 taza de arroz enjuagado y escurrido
  • 1/4 cucharadita de sal

Preparación:

Pon todos los ingredientes en una olla. Tapa y lleva a ebullición. Una vez hierva, baja el fuego, ponlo a fuego muy bajo y deja cocer de 15 a 20 minutos. Remueve con un tenedor y sirve.

Integral:

Tiempo de preparación: De 45 a 50 minutos.

Ingredientes:

  • 2 tazas de agua
  • 1 taza de arroz enjuagado y escurrido
  • 1/4 cucharadita de sal

Preparación:

Pon todos los ingredientes en una olla. Tapa y lleva a ebullición. Una vez hierva, baja el fuego, ponlo a fuego muy bajo y deja cocer de 40 a 45 minutos. Remueve con un tenedor y sirve.

Imagen de Recetas de paella valenciana
Imagen de Recetas de paella valenciana

Paella de verduras

No podía faltar una paella, claro está. Que también tiene su método de cocción del arroz. En la página de Recetas de paella valenciana viene una receta completamente vegana.

Ingredientes para 6 personas (recuerda que el resto de las recetas es para 4 personas):

  • 600 gramos arroz
  • 250 gramos de mezcla de judías verdes planas y alubia o “garrofó”
  • 1 pimiento rojo grande
  • 1/2 cebolla
  • 250 gramos de alcachofas
  • 1 lata de fritada o tomate triturado
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 1 cucharada de colorante alimenticio o alternativamente 1/3 cucharada de
  • azafrán
  • 1 diente de ajo
  • Unos 2 litros de caldo de verdura
  • sal
  • aceite de oliva virgen
  • agua

Preparación:

En la página hay un sinfín de enlaces a otras páginas, así que voy a procurar poner toda la información junta, porque no hay cosa que más rabia me dé que comenzar a tirar de enlaces para preparar una receta. Primero se lava el pimiento rojo y se pelan el ajo y la cebolla. Puedes usar judías, alubias y alcachofas congeladas y cortadas, pero hay que dejarlas descongelar. Si se usan frescas, hay que lavar las judías y las alubias y preparar las alcachofas.

El ajo se corta en láminas finas y las alcachofas en seis trozos. Las judías se cortarán también en trozos del tamaño de un bocado.

Ya podemos verter el aceite de oliva virgen en la paella. Para freír la verdura, hay que seguir un orden, porque, de lo contrario, algunas verduras se podrían quemar: no todas tardan lo mismo. Cuando el aceite esté bien caliente, se comienzan a freír las tiras de pimiento rojo. Con la espumadera, las giraremos de vez en cuando para que no se quemen demasiado (aunque si se quema levemente en algunas partes, no pasa nada.

Luego añadiremos la cebolla. Empujaremos los trozos de pimiento hacia los laterales de la paella para que no quemen. Cuando la cebolla esté casi hecha, se añade el ajo en láminas, que se hace enseguida. Así que hay que vigilarlo. Luego se añade el resto de las verduras y con la espumadera se mezclan los ingredientes fritos con las alubias, las judías y las alcachofas.

A continuación añadiremos el sofrito o la fritada y mezclaremos. Se deja freír durante unos minutos para que se haga la verdura. Las alcachofas puede que estén aún un poco duras, pero se harán con el caldo.

Vierte un litro de caldo en la paella. Ponlo a hervir durante unos minutos y añade azafrán o colorante alimentario. Deja hervir el caldo a fuego fuerte durante unos minutos. Después añadiremos el arroz y lo repartiremos con ayuda de una espumadera de forma que la capa de arroz quede uniforme y que no todas las verduras se encuentren al fondo de la paella. Hay que repartirlo todo bien. Esta es la última vez que podrás remover el arroz.  Luego ya no se toca.

Ahora se puede echar el otro litro del caldo (o un poco menos). Hay que hervirlo todo controlando el fuego para que no se evapore todo el caldo antes de que el arroz esté hecho. Rectifica la sazón (con sal, pimienta molida y pimentón en polvo) y deja hervir la paella tranquilamente hasta que esté hecha.

Una vez que el arroz esté hecho y ya no quede caldo en la paella, la paella estará lista. Hay que dejarla reposar unos minutos y, si quieres, también puedes dejarla unos instantes más al fuego para tostar la capa más profunda del arroz. Esto se llama socarrat y está riquísimo, pero hay que tener cuidado de no quemar el arroz.

La puedes decorar con limón cortado en gajos.

Y, con esto, ya hay una tesis de cómo cocer (casi) todos los distintos tipos de arroz.  Espero que os sirva.

Técnicas de cocina – Cómo cocer arroz

Arroz con habas y verduritas

Desgranar habas. Desgranar habas cuando se te ha olvidado sacarlas de la bolsa de plástico durante un día y estaban un poco languiosas ya. Un coñazo. Me gustan mucho más los guisantes, pero mi frutero no los tenía: espero que los traiga antes de que se acabe la temporada y, si no, siempre me quedarán los congelados, que no es lo mismo, pero es igual. No voy a decir que este es un plato rápido, pero yo hago una buena provisión de verduras y luego las congelo para mezclarlas con lo que se me ocurra. Y lo que se me ocurrió fueron habas con arroz integral.

Ingredientes para 1 ración de las mías:

  • 30 gramos de arroz integral
  • 120 gramos de habas frescas ya desgranadas
  • 1/2 cebolla a rodajas finas
  • 2 zanahorias a rodajas
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 calabacín en rodajas
  • 100 mililitros de vino blanco
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Preparación:

El arroz se cuece en agua hirviendo salada el tiempo que marque el paquete, que en mi caso son 20 minutos. Las habas hay que cocerlas en agua hirviendo salada también, durante 15 minutos. Primero son verdes y después adquieren un tono marroncito muy lindo.

Para hacer las verduras, mientras se cuecen el arroz y las habas, calentamos en una ollita a fuego fuerte el aceite. Agregamos el ajo bien picado, bajamos el fuego, lo ponemos a fuego medio, y damos unas vueltecitas para que se dore el ajo durante un minuto. Añadimos ahora las cebollas a rodajas y seguimos friendo durante 5 minutos, hasta que la cebolla se dore. Después, agregamos las zanahorias y el calabacín y freímos, dándoles vueltas de vez en cuando, durante unos cinco minutos más (o un poco más, esto se hace a ojo, hasta que estén dorados). Seguidamente, añadimos el vino blanco, subimos el fuego al máximo, esperamos que cueza, bajamos el fuego y lo dejamos a fuego medio y seguimos cociendo las verduras hasta que se evapore el líquido.

Ya solo queda añadir las habas y el arroz, dar unas vueltas mezclándolo todo bien y servir. Salar al gusto.

Arroz con habas y verduritas

Arroz a la cubana

Se supone que el verdadero arroz a la cubana lleva plátano. Algunos le echan huevo, o salchichas. Como no veo un arroz a la cubana que sea igual que otro, salvo que todos llevan arroz y tomate frito, yo he hecho mi propia versión sencilla (muy sencilla) del arroz a la cubana. Odio el plátano. Pero el seitán me gusta (desde que lo hago yo: el comprado me parece horrible… o es que no he dado con la marca adecuada -debería decir «no di» porque dudo mucho que vuelva a comprar seitán). Esto se hace en un pis pas y es fácil fácil, así que lo como una vez por semana, normalmente.

Ingredientes para 1 ración de las mías:

  • 60 gramos de arroz crudo (blanco o integral: yo uso integral)
  • 80 gramos de seitán blanco al vapor (o cualquier otro que tengáis, oye)
  • tomate frito al gusto (mejor casero)
  • 1 cucharadita de aceite
  • sal

Preparación: 

Ponemos el arroz a hervir. Dicen que es mejor dejar en remojo el arroz integral. Yo no lo dejo. Si el arroz es integral, se pone el agua a hervir y se dejan 20 minutos (o lo que marque el paquete). Si no es integral, hay que seguir las instrucciones, porque cada arroz es un mundo (yo tengo uno que tarda 45 minutos en estar listo).

Cuando al arroz le falten cinco minutos para estar listo, ponemos una sartén al fuego con la cucharadita de aceite. Yo lo pongo a fuego medio-alto. Añadimos el seitán cortado en trocitos y freímos un ratito, hasta que lo veamos dorado (suele tardar, en eso, cinco minutos).

Escurrimos el arroz. Lo devolvemos al cazo en el que lo habíamos hervido. Añadimos el seitán y la salsa de tomate y damos unas vueltas. Mi salsa de tomate es casera y suelta liquidillo. A mí me gusta así, pero si os gusta el arroz seco, dejad que se evapore o usad una salsa más compacta.

Se hace en un pis-pas y está muy bueno.

Arroz a la cubana

Sopa de arroz rapidísima

Esta es una receta de supervivencia, de un fin de semana largo en el que me harté de cocinar, de lavar, de congelar, de volver a lavar, de ver llover, de ir al cine y a tomar café y no hacer las cosas de la casa… y de que me di cuenta de que hacía siglos que no comía arroz. Así que preparé una sopa chorra rapidísima, pero que está muy rica.

Ingredientes para 2 personas:

60 gramos de arroz integral
4 cucharadas de verduras deshidratadas con alga para sopa (yo las compro en El Corte Inglés)
2 cubitos de caldo vegetal ecológico sin sal (lo compro en el herbolario de debajo de mi casa: allí y en la frutería compro el 90 por ciento de mi comida)
500 mililitros de agua

Preparación:

Esto es tan simple que da hasta vergüenza. Se pone un cazo al fuego con el agua hasta que hierva, se diluyen los dos cubitos de caldo (oye, si lo tenéis casero, mucho mejor, que es que a mí no me quedaba), se añaden las verduras y el arroz, se tapa, se baja el fuego y se deja cocer hasta que el arroz esté listo. El mío tarda 20 minutos, pero seguid las indicaciones del paquete. Para el invierno, reconforta y está muy rica.

Sopa de arroz rapidísima

Hamburguesas de garbanzos especiadas

¿Conocéis Oh, she glows? Detrás de esta web está Angela Liddon: no voy a explicar quién es porque lo hace ella misma aquí. Crea un sinfín de recetas apetitosas, con no menos magníficas fotografías y es uno de mis blogs de cocina de cabecera. Lo que haces siempre sale bien. Como estas hamburguesas con garbanzos. Que son es-pec-ta-cu-la-res. Quedan jugosas y riquísimas, con su justo punto de sal y todo. Estas van a ser unas hamburguesas que haré a menudo, lo sé. De hecho, dije dos tacos rotundos en cuanto me metí el primer pedazo en la boca. Y creo que en un menú vegano para carnívoros gustarían también. Me han encantado.

Para 6 hamburguesas grandes o 7-8 más pequeñas

Ingredientes:

  • 1 taza de garbanzos secos o 2 y 1/4 tazas de garbanzos cocidos (365 gramos una vez cocidos)
  • 1 trocito de alga kombu
  • ½ taza de arroz integral sin cocer (110 gramos) o 1 y ¼ tazas de arroz cocido
  • 3 cucharaditas de pipas de girasol crudas
  • 1 cucharadita de pipas de calabaza tostadas
  • 2 dientes de ajo grandes picados
  • ½ taza de calabacín picado (90 gramos). La receta original no lleva calabacín, lleva pimiento.
  • ¼ taza de cebolla roja picada en trocitos (30 gramos)
  • 1 zanahoria pequeña rallada
  • ¼ taza de perejil fresco picado
  • 3 cucharaditas de salsa barbacoa
  • ¼ taza de pan rallado o más si lo necesitas (30 gramos), sin gluten para celíacos
  • 2 o 3 cucharaditas de semillas de lino molidas
  • 2 cucharaditas de sal

Preparación:

Para preparar los garbanzos: Ponlos en remojo toda la noche o al menos durante ocho horas. Escurre y enjuaga los garbanzos. Ponlos en una olla mediana con tres tazas de agua. Tapa y lleva a ebullición. Cuando hierva, añade el alga kombu y 1/8 cucharadita de sal. Tapa otra vez y cuece a fuego medio-bajo durante unos 50 minutos, pero vigílalos a partir de los 35 o 40, porque hay garbanzos que cuecen más rápidamente. Desecha el kombu. Si tienes olla rápida, sigue los tiempos del fabricante. En la mía tardan 20 minutos una vez que empieza a salir el vapor.

También puedes usar garbanzos cocidos de bote. Los enjuagas y escurres bien y listo. Pero cocidos por ti están más ricos.

Otra manera de hacerlos es algo más rápida. En una olla, agrega 3 tazas de agua y 1 taza de garbanzos secos. Tapa, llévalo a hervir e inmediatamente apaga el fuego. Mantenlo tapado y deja reposar una hora. Después de ese tiempo, escurre y enjuaga los garbanzos. Agrega a la olla 3 tazas de agua y cocina normalmente.

Para cocinar el arroz: Pon el arroz en un colador y enjuágalo. Agrega ½ taza de arroz en una olla con 1 taza de agua. Llévalo a ebullición. Baja el fuego y ponlo a fuego bajo, tapa la olla y hiérvelo durante 25 o 30 minutos, pero échale un ojo y remuévelo cuando pasen 20, porque hay arroces que tardan menos que otros. Agrega un poco más de agua si ves que absorbe mucho.

Para tostar las pepitas, puedes hacerlo de dos formas.

Una, precalienta el horno a 150ºC. Tuesta las pipas de girasol y las de calabaza durante 12 minutos o hasta que tengan un color dorado y reserva.

Dos: yo tenía pipas de girasol tostadas ya y no iba a encender el horno para eso, así que puse una sartén a fuego medio, sin nada de grasa, añadí las pipas de calabaza y les di unas vueltecitas durante tres o cuatro minutos. Listo.

Para las verduras: Pica finamente el ajo, los pimientos (el calabacín, en mi caso), la cebolla y el perejil y ralla la zanahoria. El secreto de estas hamburguesas es picar finitos los vegetales. Yo lo hice a mano y muy finos no quedaron: la próxima vez, usaré el picador. A ver qué tal. Agrega la mitad de la sal y reserva.

Cuando los garbanzos estén listos, escúrrelos y enjuágalos. Ponlos en un bol y agrega el arroz cocido. Con un machacador de patata, machaca las legumbres y el cereal muy bien, pero deja algo de textura. Hay que hacer fuerza para machacar bien esto, pero merece la pena. También puedes ponerlo en un procesador de alimentos, pero queda mejor a mano. Yo lo hice a mano.

Precalienta una sartén a fuego medio alto. Con una cuchara de madera, remueve los vegetales picados en la mezcla de arroz y garbanzos. Ahora agrega las pepitas de girasol y calabaza, la salsa barbacoa, el pan rallado y el lino molido. Agrega la sal restante y remueve.

Oh She Glows las cocina así: Forma con fuerza de 6 a 8 hamburguesas. A mí me salieron seis, pero mi molde de hamburguesas es asombrosamente grande. En la sartén precalentada, echa algo de aceite en spray. Cocina las hamburguesas a fuego medio-alto de 4 a 5 minutos por cada lado. Deberían quedar doraditas y firmes cuando estén listas. También puedes hacerlas al horno, 15 minutos a 180ºC antes de pasarlas por la sartén para que queden más firmes.

Yo las cocino así: Yo congelé las hamburguesas, así que las cociné de la siguiente manera. Puse una sartén con un poco de aceite a fuego medio-alto. Pincelé el aceite por la sartén con un pincel de repostería. Puse la hamburguesa, congelada, en la sartén y la tapé. La tuve así cinco minutos. Luego le di la vuelta con un plato, porque estoy harta de que se me deshagan las hamburguesas, volví a tapar la sartén, bajé un poco el fuego y la tuve por la otra cara siete minutos. Quedan calientes, descongeladas del todo y jugosas.

Hamburguesas de garbanzos especiadas

Arroz con garbanzos, calabacines, zanahoria y perejil rizado

Cada quince días, compro verdura de las Huertas del Abrilongo. Casi siempre, tomates, zanahoria y calabacines, así que esas tres dominan todos mis platos. Esta vez, trajeron perejil rizado, que sabe muy distinto del perejil de hoja plana. Y más fuerte. Si no os gusta, sustituidlo. Para este plato, usé una pijada que compré en Taste of America, que cuesta un ojo de la cara y la mitad del otro y que se llama Wild Bayou Rice. Es un híbrido con sabor a nuez ligero que crece en el Estado de Louisiana y que tarda en cocinarse 45 minutos. Se usa mucho en platos de la cocina cajún, claro está y los casi 8 eurazos que me costó el bote los doy por bien empleados (teniendo en cuenta que la comida importada cuesta mucho más… y es antiecológica, todo sea dicho). Tengo que hacer un plato cajún con esto…

Para 2 personas.

Ingredientes:

  • 60 gramos de arroz (Wild Bayou Rice en mi caso)
  • 200 gramos de garbanzos cocidos
  • 1 calabacín
  • 3 zanahorias
  • perejil rizado al gusto
  • sal

Preparación:

Se cortan las verduritas a dados y se ponen en una olla con agua a fuego vivo. Una vez hierva, se tapa, se baja el fuego y se deja cocer de 8 a 10 minutos. A mí me gusta que queden duritas y no pelé el calabacín porque es de cultivo ecológico. Luego, sobre un colador dispuesto encima de un cuenco grande, se cuelan las verduras para que podamos aprovechar el caldo. Este arroz se cuece en 3 veces su volumen durante 45 minutos, pero seguid las instrucciones del paquete en vuestro caso. El arroz lo coceremos en el caldo de las verduras. Una vez cocido, se escurre, se mezcla con las verduras y se añaden los garbanzos cocidos. Se dan unas vueltas, se espolvorea con el perejil rizado picado y se sirve.

Es un plato muy suave que admite las variantes que queráis. Con ajo picado y refrito en algo de aceite (no mucho) o con cebolla frita también tiene que estar rico. O se pueden cocer las verduras y agregar un chorritín de vino blanco después hasta que se absorba. Pero así queda rico.

Arroz con garbanzos, calabacines, zanahoria y perejil rizado

Arroz con soja y verduritas

Hace algún tiempo, decidí cambiar de dieta. Por la colitis ulcerosa y porque me apetecía y porque he notado que comiendo ciertos alimentos estoy más ligera, tengo menos gases («menos» no significa «no tengo», pero creo que eso ya es imposible). Ahora estoy aprendiendo a comer y, sobre todo, estoy aprendiendo cuáles son las raciones que yo tengo que comer. Con frecuencia, cuando la gente quiere adelgazar, sigue unas pautas estándar con lo que ellos piensan que no engorda. Suelen ser pautas aburridas. Y, como voy a seguir comiendo así toda la vida, yo no quería aburrirme. No hay nada peor que repetir platos una y otra vez. Hasta hace nada, yo seguía las recetas al pie de la letra. Algunas salían bien y otras menos bien. Otras terminaban en el cubo de la basura directamente (las menos, creo que solo me ha pasado dos veces y la mitad de una me la comí con mucho esfuerzo). Pero, después de leer muchas recetas, vi que hay técnicas que se repiten en todas. Y me lancé. Ya que me metía en la cocina, iba a investigar. Sí, no son platos muy elaborados, precisamente, pero qué queréis: soy principiante.

Un día me hice este arroz con soja texturizada y verduritas.

Para 1 persona.

Ingredientes:

  • 30 gramos de arroz integral
  • un vasito de caldo de verduras (la que admita la soja)
  • 60 gramos de soja texturizada fina
  • una zanahoria y media grandecitas a dados
  • un calabacín hermosote a dados
  • una cebolleta a tiras finas
  • aceite de oliva
  • vino blanco
  • sal

Preparación:

Se cuece el arroz. La receta base implica echar una medida de arroz por cada tres de agua y llevarlo a ebullición: una vez que hierve, se cuece de 20 a 45 minutos, con el fuego ya bajito y con tapadera. El mío tardó 45 minutos, porque era lo que marcaba el paquete, así que fijaos bien en las instrucciones del paquete de arroz que compréis. Al agua le eché sal.

En un cuenco, se pone la soja texturizada a hidratar con el caldo de verduras calentito. La cantidad de caldo era la justa para que la soja se esponje, pero sin que quede bañada en caldo. Para que os hagáis una idea, no la tuve que escurrir y ha quedado ligeramente caldosita y jugosa.

En una cazuela, se pone a calentar aceite de oliva (un chorrito pequeño) con la cebolleta picada. Cuando estuvo bien doradita, se le echa la zanahoria y el calabacín todo junto, picadito a dados. El calabacín queda blandito y la zanahoria un pelín crujiente, que es como me gusta a mí.  Se rehoga todo unos minutos y luego se añade vino blanco (un chorrito: no, no hace falta bañar las verduras, ni siquiera tiene que cubrirlas) y se tapa. ¿Cuánto tiempo? Ahhh… Gran pregunta. Porque a mí por poco no se me quema y no miré el reloj. Como norma, con el fuego bajo, ponedlo diez minutos e id probando.

Cuando la verdura esté a nuestro gusto (el mío es con la zanahoria poco hecha y crujientita -si os gusta muy hecha, supongo que tendréis que añadir primero la zanahoria y luego, cuando la zanahoria esté medio hecha, el calabacín) y el caldo se haya evaporado ya, se añade la soja texturizada. Yo no tuve que escurrirla porque le eché poco caldo, pero puede que os guste más seca, porque queda muy jugosa. Se le dan unas vueltas y se añade el arroz. Se sirve.

Queda un plato con un ligero sabor a vinito y caldo de verduras, un arroz muy rico. A mí me gustó mucho, la verdad.

He puesto para una persona, pero en realidad yo creo que comen dos de este plato…

Arroz con soja y verduritas